sábado, 29 de abril de 2017

NARCISO



El 2017 esta, como cada año en la capital, plagado de nuevos puntos gastronómicos que despiertan el interés de las Queens. Uno de ellos ha sido Narciso Brasserie, el segundo restaurante del colombiano Mario Valles que, tras el éxito de su primer restaurante de cocina de autor, pequeñito y cuidado al detalle, Hortensio, no ha dudado en embarcarse en este nuevo proyecto dónde exprime al máximo su exquisita formación culinaria en Francia.



El local nos ha conquistado sin pero alguno. El espacio es tremendamente elegante, con un aire estilo art decó y muchísimo gusto. Nos han encantado sus lamparas originales de París, sus oscuros mármoles, sus grandes ventanales y sus manteles de cuadros azules que le dan cierto toque informal. La barra, enorme e iluminada, es también impresionante.


El servicio, muy acorde con el restaurante, es impecable: desde su uniforme hasta su perfecto trato al cliente. Aunque como pequeña crítica comentaremos que tienen la costumbre de no dejar el vino y el agua en la mesa, detalle magnífico cuando tienes un camarero por mesa, pero cuando no es así, te ves en varios momentos de la cena sin vino o sin agua y teniendo que reclamar que te lo sirvan.


La carta, elegantemente presentada en piel, es corta pero no le falta nada en realidad, además de contar con ciertos platos fuera de carta muy recomendables. Es una genial selección de entrantes, carnes y pescados que representan a la clásica brasserie francesa a la perfección. MQs hemos visitado Narciso ya en dos ocasiones, así que hemos podido ampliar nuestra degustación de la carta, os detallamos nuestra selección:
  • Ensalada de tomates y burratina (fresca y con buena materia prima)
  • Croquetas de jamón (bien, aunque no son las mejores que hemos probado)
  • Mejillones con curry verde (Buenísimos, para no parar de repetir)
  • Zamburiñas al albariño (no nos convencieron, tienen un sofrito que no combinaba mucho)
  • Rape Narciso (correcto)
  • Hamburguesa de piraña (muy rica, un sabor exquisito)
  • Arroz de carabinero (muy bueno)
  • Tatin de manzana (deliciosa)
El precio medio por persona es de 45-50€ con vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS 7/10: La verdad es que Mario Valles ha acertado de pleno con esta nueva aventura gastro. Un precioso restaurante en plena calle Almagro, magníficamente ambientado y decorado, y con una carta de la que nunca puedes cansarte. Narciso es de esos restaurantes al que te apetece ir a cenar a comer y a desayunar, esta ultima acción os la recomendamos de forma insiste porque el desayuno es especial y riquísimo. Parece tenerlo todo, ¡hasta terraza!


NARCISO
C/Almagro, 32 (Chamberí)
28010 Madrid
Tel: 917379737

Fotos: Mad Queens y Manuel Vázquez 

viernes, 21 de abril de 2017

MEDIA RACIÓN BY CUENLLAS


Con una mantequería abierta en 1.939 y un restaurante en la Calle Ferraz, como ellos bien dicen, Cuenllas es uno de los clásicos "de toda la vida" de Madrid. En el Barrio de Rosales no hay quien no conozca cualquiera de sus especialidades o no haya tomado un buen vino en la barra, de las más animadas de la zona.
Con estos antecedentes, se han lanzado a la apertura de un nuevo local en el Hotel Urso de la mano de Fernando Cuenllas (tercera generación de la familia) y el cocinero Antonio del Álamo, que puede presumir de estancias en restaurantes como El Bodegón, Aldaba o Zalacaín.

El espacio es el mismo que ocupaba anteriormente el proyecto de restaurantes efímeros "The Table By" al que han dado una vuelta, para dejarlo a medio camino entre un restaurante formal (con sus manteles blancos y sillones comodísimos) y una barra y mesas altas, destinadas más a tomar unos vinos/cervezas y compartir algunas de sus medias raciones, aunque las dos zonas tienen la misma carta.
El personal, uniformado al más puro estilo de una mantequería (batas blancas y pantalón negro) es muy amable y están muy pendientes del cliente, ya sea en la barra como en las mesas.


La carta es corta e incluye tanto las especialidades de Cuenllas que, aunque menos sorprendentes, son clásicos que no fallan (salmón, foie o callos) como algún otro plato más novedoso o latas de alta calidad. Está pensada para que los platos se compartan y así probar bastantes cosas. Lo que nosotros escogimos:
  • Cecina de León (recién cortada, exquisita)
  • Ensaladilla rusa (no nos emocionó, recordad que tenemos el listón alto con la ensaladilla)
  • Croquetas (de jamón, muy cremosas)
  • Tomate, lechuga y cebolla (no nos gustó la presentación y el sabor, flojo)
  • Tartar de carabinero (imprescindible pedirlo, buenísimo)
  • Lasaña de berberecho (aquí hubo opiniones divididas, a unos les encantó a nosotras, menos)
  • Raviolis de Rabo de toro (un plato que no volveríamos a pedir)
  • Salmón ahumado (riquísimo)
  • Callos Cuenllas (un clásico que no defrauda)
  • Soldaditos de Pavía (con muy buen punto)
  • Pan con chocolate (postre que no podréis olvidar)
  • Tarta de queso (tampoco nos emocionó y también tenemos el listón alto con las cheesecake)
  • Helado de Idiazábal (muy bueno)
El precio medio con vino por persona es de 35-40€ (dependiendo también del vino elegido).


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 7/10 La realidad es que nos ha gustado mucho Media Ración, pero hemos tenido experiencias diferentes en nuestras visitas y podemos deciros que hemos llegado a varias conclusiones. La primera, que nos ha gustado más la barra/mesas altas, que la mesa baja, que quizá es demasiado formal. La segunda, que no os podéis ir de allí sin probar la cecina, las croquetas y el tartar de carabinero. Y la tercera, que no perdáis de vista su carta de vinos, con muchas referencias que se salen del panorama normal. Para tomar una copa en la barra también está agradable y las sirven fenomenal.


MEDIA RACIÓN BY CUENLLAS
C/ Beneficencia, 15 (Las Salesas - Alonso Martínez)
28004 Madrid
Tel. 914 47 51 11
Web

 Fotos: Media Ración, Mad Queens y City Confidential.

viernes, 7 de abril de 2017

KAPPO



Si no conocéis todavía al chef Mario Payán, ha llegado la hora de hacerlo. Payán fue la mano derecha de Ricardo Sanz en el Kabuki original de Presidente Carmona, con él aprendió los secretos de una cocina japonesa purista y sin contaminar, como él mismo define, innovadora y sabrosa. Hace pocos meses Mario inauguró su propio proyecto en el barrio de Chamberí, sin apenas publicitarse ya está siendo uno de los restaurantes de los que hablan todos y hoy os queremos contar el punto de vista de las Queens.


El local es pequeño y está reformado con asepticismo, pero respetando la armonía, limpieza e equilibrio que suele reinar en un restaurante japonés. Tiene varios espacios, una barra cocina en directo, varias mesas y un semi-reservado con vistas al restaurante con capacidad para unas 6 personas, muy cómodo y agradable.


El servicio es muy amable y está pendiente de cada uno de los comensales que tiene asignado, pero es demasiado lento, o lo fue al menos el día que nosotras fuimos. Había ocasiones que entre plato y plato pasaban más de 20 minutos, lo que en un menú largo, hace que la cena se haga eterna. Nuestra primera visita fue a medio día, momento que os recomendamos más ara visitar el restaurante, la luz es muy agradable y si no tenéis prisa se disfruta más.


La carta no existe. El repertorio gastro se basa en dos opciones de menú, Mario (menú corto, que no es corto, sólo un poco más que la segunda opción) y Súper Mario (menú más largo), que se descubre a medida que van saliendo los platos, será al final de la secuencia cuando se entrega una especie de pergamino con todo lo degustado (si tenéis suerte, porque en una de nuestras visitas ni nos lo dieron). Hasta ese momento tanto los platos, así como el precio, serán sorpresa. MQs hemos estado en dos ocasiones  probando varios platos:
  • Aperitivo: Lechuga, miso y cacahuete / Mantequilla de té matcha (El comienzo fue bueno)
  • Sashimi: Tarantelo, mantequilla, caviar, algas / Descargamento de atún con salsa ponzu (muy buenos)
  • Caliente: Daikon Toshiba / Dumpling de tofu y pollo con ajo negro (los platos más flojos)
  • Grill: Tsukune de pintada, ume, pepino, sismo / Merluza con pil pil de miso (nos dejaron indiferentes)
  • Tempura: Calabaza, tenslanuyu de tamarindo (nos gustó)
  • Sushi: Omakase Mario (Bien)
  • Postre: Uva blanca, melocotón y macabeo (muy apropiado y ligero)
El precio es de 54€ el menú Mario y de 65€ el super Mario, precio sin bebidas incluidas. El precio medio ronda los 80€ persona con vino o cervezas. 


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS: 5,5 Imaginamos que os sorprenderá la puntuación, tanto como a nosotras la experiencia en Kappo, al que creemos que fuimos con las expectativas demasiado altas. En una de nuestras visitas no nos explicaron cómo funcionaba el menú, de tal manera, que no solo no sabíamos lo que íbamos a pagar, sino que tampoco lo que íbamos a comer, ni en qué formato. Los platos algunos estaban muy buenos, pero otros nos dejaron completamente indiferentes, abusa quizá demasiado del toque de soplete para flambear. Si a ello le sumas una espera muy larga entre cada uno de ellos y una cuenta cercana a los 80€, el resultado es un comensal no demasiado satisfecho. Le deseamos mucha suerte a Mario, pero la verdad que a nosotras no nos ha terminado de convencer.

KAPPO
C/ Bretón de los Herreros 54 (Chamberí)
28003 Madrid
Tel. 910420066

Fotos: Mad Queens y Facebook de Kappo

viernes, 31 de marzo de 2017

RARO RARE

Muchos de vosotros recordaréis o habréis visitado alguna vez aquel mítico bar llamado Kyoto de la calle Barceló, al que era frecuente ir antes de entrar al ya desaparecido Pachá. Pues Kyoto también desapareció para dar paso al nuevo restaurante de Carlos Moreno Fontaneda, al que ha llamado Raro Rare. Un restaurante basado en curiosidades tanto decorativas como culinarias que no nos ha dejado indiferentes en ninguno de los dos sentidos, y nos referimos al sentido más positivo.


Las Queens conocíamos ya las anteriores aperturas gastronómicas de Fontaneda, Bar Galleta y El Perro y la Galleta, y nuestras experiencias habían sido contrapuestas, así que íbamos con cierta intriga a Raro Rare. Con carta diferente compuesta por propuestas exóticas atractivas, un ambiente muy agradable y un local no muy grande, pero lleno de detalles, la verdad es que nos conquistaron. 
 
El mobiliario compuesto por sillones color mostaza, sillas y mesas de madera, piedra vista, vigas de madera natural (al igual que los suelos), unos ventanales enormes y las variadas colecciones de cuellos, mariposas, corales y llaves, propiedad de la familia de Carlos Fontaneda, hacen que el entorno sea acogedor y encantador.


El servicio fue bueno, nos sirvieron rápidamente y nos guiaron muy bien por la carta. Es verdad que nos llamo la atención que el equipo estaba formado por gente de aspecto y trato peculiar, muy acorde desde luego con el restaurante.




Para daros mas detalles de la carta, os diremos que se compone de una parte extensa de lo que ahora llamamos raw, es decir, platos crudos y fríos, como sashimis, ceviches o usuzukuris. Continua con entrantes calientes, los principales compuestos por una variedad interesante de carnes y pescados y finalmente los raros, platos estrella del local. Cada plato tiene su correspondiente nombre "raruno" y original. MQs elegimos:
  • Meji meji: mejillón sweet chilli con cebolla sobre lima (fresco, sorprendente, nos encantó)
  • Tornegra: Tortilla de patata con chipirones y tinta de calamar (No fue lo que mas nos gustó pero estaba buena)
  • Curretuna: dados de atún crudo con curry verde, picante de verduras y arroz (muy rico)
  • Frogi: ancas de rana con mayo de cilantro y mojo rojo (uno de los raros, estaban sabrosas y tiernas)
  • Helados caseros: simplemente espectaculares. Se pueden pedir diferentes toppings, a cada cual mas apetecible para aumentar su exquisitez.
El precio medio por persona es de 40€ con vino.


EL VEREDICTO DE MAD QUEENS ES 7,5/10: Raro Rare es de esos restaurantes peculiares divertidos a los que apetece volver, porque ofrecen un un picoteo divertido de platos ricos. Nos recordó sutilmente su carta a algunos platos de Amazónico, quizá sea esta aire de otras tierras que ha llegado a Madrid. Insistimos en lo excepcionales que nos parecieron sus helados y el trato personalizado de su servicio en el entorno más adecuado. 

RARO RARE
C/ Barceló 5 (Malasaña)
28004 Madrid
Tel. 682050304

Fotos: Facebook de Raro Rare