viernes, 22 de febrero de 2013

SORPRESAS Y DECEPCIONES DEL 2012


Es prácticamente imposible que nos gusten todas las cosas que descubrimos, vivimos y probamos. La vida es así...llena de placeres y displaceres, risas y lloros, amores y odios... Aunque no hay que dramatizar, todo lo malo hace que podamos apreciar mejor lo bueno. Sí, las comparaciones son odiosas, pero las usamos sin parar.
Después de esta reflexión, nos decidimos a escribir sobre los amores y desamores que vivimos las Queens a lo largo del 2012. Nos centraremos en el terreno del ocio gastronómico, no temáis, ya que suponemos que nuestra vida amorosa no os iba a resultar tan interesante...
Este post es una opinión sincera de vivencias que nos han ocurrido a nosotras en restaurantes a los que hemos ido no sólo una, sino varias veces, porque entendemos que un patinazo un día puede tenerlo cualquiera.
RESTAURANTES QUE ECHARÍAMOS A LOS LEONES


BLA, BLA, BLA: Cuando conocimos este "international french bistro" tenemos que reconocer que nos gustó. El local está muy bien puesto y tanto sus camareros como su dueño, Nacho, fueron muy agradables.
Así que decidimos repetir en varias ocasiones y aquí vino la decepción. La amabilidad del servicio se convirtió en una pesada lentitud. La calidad de la comida bajó considerablemente hasta extremos de sentar mal. El steak tartare ya no sabia a nada y el roast beef estaba seco como la mojama...
Y como traca final, los mojitos estaban aguados completamente. No hemos vuelto desde entonces.

TEN CON TEN: Este restaurante aún tiene una lista de espera de varias semanas para cenar un viernes o un sábado, creemos que será por la fama que tiene ser el hermano pequeño del Paraguas (al que sí tenemos en muy buena estima). La última vez que fuimos, cenamos 4 personas en una mesa de dos: pudimos constatarlo cuando trajeron los entrantes y no pudieron ponerlos todos a la vez, así que sólo cabía uno en la mesa.
Por otro lado, entendemos que intenten tener la mayor rotación de mesas posible, pero llegamos a cenar a las 22:00 y a la velocidad que nos traían los platos, a las 22:35 ya habíamos acabado prácticamente. Todavía recuerdo a una de nuestras amigas, que ante la prisa que se daban los camareros nos amenazaba: "Oye, yo me pienso tomar la copa en la mesa, ¿eh? ¡a mi no me levantan!". Tenía toda la razón, cuando vamos a cenar, nos gusta estar relajados.
Otro punto negativo se lo ponemos a los baños, normalmente bastante sucios y al olor general a bayeta sucia que hay al final del restaurante.
Para rematar la jugada, os contamos lo que comimos y lo que pagamos (4 personas):
  • 3 entrantes para 4 (risotto de sémola, lasaña y ensalada ten con ten).
  • 4 segundos (steak tartare, escalopines, hamburguesa de pixin y hamburguesa de ternera).
  • 2 postres para 4 (una isla flotante y unos crepes con nocilla).
  • 3 copas (no premium: Beefeater, Cutty Shark y Tanqueray).
  • SIN VINO (bebimos agua, un par de refrescos, dos cañas y un vino por copa blanco).
Nuestra sorpresa fue cuando llegó la cuenta, casi 70€ por persona. Nos sentimos muy muy timadas y hemos jurado no volver a Ten con Ten.

KOTOBUKI 85: A éste fuimos con unas esperanzas tremendas. Ya conocíamos el take away de Kabuki, que también se llama Kotobuki, así que todo pintaba fenomenal, pero no, amigos, se empeñaron en aguarnos la velada una vez tras otra.
Los camareros antipatiquísimos (unas caras hasta el suelo, unos tonos de voz impertinentes...). El sitio exactamente igual que el que había antes (Lagoa), pero con unos posters rollo "chino"y unos cojines medio orientales. Y la comida, para nada es la que uno espera después de comer en Kabuki o pedir japonés para llevar de Kotobuki, es claro que al ser más barato han sacrificado muchísimo la calidad. Una decepción total.

EL HUARIQUE: El vástago del archifamoso peruano Astrid y Gastón también ha caído en el saco de las decepciones. Intentan ser un gastrobar de ambiente animado, informal y más accesible que su predecesor pero sin conseguirlo. El local es frío y sin ninguna gracia ni calidez. Las veces que lo hemos visitado está siempre medio vacío, sin ningún tipo de ambiente. No criticaremos la calidad de la comida pero sí su precio, no es tan económico como proclaman. En fin, para no repetir.

RESTAURANTES CON LOS QUE NOS PERDERÍAMOS EN UNA ISLA DESIERTA


PUNTO MX: Nos conquistó desde el primer minuto que estuvimos allí, por prácticamente todo: las margaritas, la decoración preciosa, la comida espectacular y el trato inmejorable. Volveremos, volveremos y volveremos. Un consejo si no podéis conseguir mesa (misión imposible) es que vayáis a las mesas bajas de la parte de arriba. El post con la crítica de MQs pinchando aquí.

SANTO:  La chef de este restaurante, Juliana Aguiar, ha conseguido una mezcla de la cocina mediterránea con la brasileña fantástica. Lo descubrimos hace unos meses y nos encantó por su decoración campestre y muy acogedora, su cocina sana y elaborada, sus vinos... Tienen hasta productos a la venta que podéis comprar allí mismo.
Su carta es corta pero perfectamente elaborada. Cuando vamos a Santo pedimos sin dudar:
  • Churrasquito de picanha a la Brasileña
  • Dúo de ceviches (de la casa y tropical)
Nos gusta ir a cenar con amigos, te sientes rápidamente como en casa. Tienen un brunch los domingos del que hemos oído hablar muy bien, aunque tenemos pendiente probarlo. Y no tardaremos...

Santo
C/ Caños del Peral 9
28013 Madrid (Barrio de Ópera)
Tel. 915420050
www.santoresto.com


Foto: facebook de Santo

LA PANAMERICANA: Una fórmula muy original que ha tenido un exitazo en Madrid y con razón, porque el público ha sabido reconocer cuándo las cosas están bien hechas. Mezcla comida de todo sudamérica y hace unos pisco sour riquísimos. Podéis ver la crítica que hicimos en MQs aquí.

FILANDÓN: Ir de excursión a Filandón es uno de los grandes placeres que hemos experimentado a lo largo del 2012. Nos encanta ir en fin de semana, con tiempo y relajo para poder disfrutar tanto del lugar como de su oferta gastronómica. Hablamos largo y tendido de las grandes virtudes de este restaurante hace poco tiempo, podéis leerlo aquí.

ESBARDOS: Sólo pensar en lo bien que se come en este asturiano ya nos dan ganas de reservar para mañana mismo. Y os lo dicen estas Queens bastante conocedoras de la cocina asturiana. La positiva crítica de MQs la teneís aquí.

RICE BAR LA BOMBA: Este restaurante nos ha gustado mucho a MQs y hemos repetido ya muchas veces. No sólo merecen la pena sus arroces del mundo (España, Italia, Vietnam, etc.) sino también su ensaladilla o las croquetas. El local es pequeño pero muy acogedor. Os dejamos la crítica que en su día hicimos aquí.

Fotos: Pinterest